09 Mar 2018

Queremos acompañar a los chicos...

  • Imprimir
  • Email

.. tarea no tan fácil la propuesta, pero desafiante como pocas. El papa Francisco invita a toda la Iglesia a reflexionar sobre el mundo, la cultura, el sentir de los jóvenes... y la familia rosarina no puede estar al margen de semejante empresa.

Muchas veces, las realidades que palpamos nos traen sensación de desaliento, pero recordemos que éste nunca viene de Dios. Más allá de los esfuerzos que a veces parecen no tener frutos (al menos los que los adultos esperamos) nuestra compañía será como la lluvia que se aasemeja a la Palabra de Dios y de la que Él mismo afirma que nunca llega a la tierra sin haber tenido eficacia...

Y al lado de los desánimos cotidianos, hagamos memoria, los que hemos vivido la Misión, de la generosidad, la alegría, la profundidad y la entrega de las que son capaces los chicos cuando se los motiva para ideales nobles y solidarios.

Tal vez no seamos capaces de planificar pastorales adecuadas y adaptadas para esta compleja "generación hiperconectada"; pero lo que nunca falla, lo que no se olvida, lo que riega, es la escucha atenta motivada por el amor.

Jesús nos interpela desde esos rostros jóvenes... como en a aquel momento del Templo en que dejó helados a sus padres, cuando ante la preocupación de éstos por su desaparición, Él les contestó, que debía ocuparse de los asuntos de su Padre...

Ellos no lo entendieron... obvio: adolescente difícil al fin...en el cual también Dios se reveló...

Valen las palabras del Beato Pablo VI a quien el Papa Francisco va a canonizar este año: 

"Feliz nuestro tiempo atormentado y para dójico que casi nos obliga a la santidad"

Con mis mejores deseos.

                                                                                                  H. María de las Gracias