Buenas nuevas

El Colegio y Liceo Nuestra Señora del Rosario de Atlántida estuvo de fiesta, ¡mirá algunas de las imágenes de la celebración!

patritlantida 1

“El Espíritu dijo a Felipe: Adelántate y únete a ese coche. Felipe corrió y escuchó que el etíope que iba en el coche leía al Profeta Isaías. Felipe le preguntó: ¿entiendes lo que lees? El etíope contestó: Si nadie me explica, ¿cómo voy a entender?...

Felipe partiendo de ese texto, le anunció a Jesús.

Siguiendo el camino llegaron a un lugar donde había agua. El etíope dijo: Aquí hay agua. ¿Por qué no sería yo bautizado?  Felipe le dijo: Si crees con todo tu corazón, se puede. Él contestó: creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Entonces hizo parar su coche y bajaron ambos al agua. Felipe bautizó al etíope. Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe: el otro no lo vio más y siguió su camino muy alegre.

                                                                       (del libro de los Hechos de los Apóstoles)

La iglesia avanzaba en el anuncio de Jesús. En este episodio la Iglesia se va lejos, en la persona del diácono Felipe.

Acércate y camina junto: es una orden que el Espíritu Santo comunica al diácono Felipe. ¡Bella fórmula para la iglesia y para nosotros! ¡Acércate! No esperemos que alguien, por casualidad, venga a nuestra comunidad. Pongámonos en marcha nosotros, porque el mismo Espíritu que movió a Felipe, nos anima a nosotros.

¿Comprendes lo leído? A veces nosotros ponemos en mano de la gente ejemplares de la Biblia. Eso no basta. Más de uno podría repetir la queja: ¿cómo lo puedo entender si no hay quien me lo explique?

Pensemos: ¿nos acercamos y caminamos junto a los otros? Aunque de manera muy sencilla, ¿aprovechamos las ocasiones para explicar algo sobre Jesús?

Oración

Escucha Señor nuestra oración y haz que, mediante nuestro anuncio de Jesús, todos los hombres comprendan y amen tu Palabra. Amén

Con más preguntas que respuestas,

...con el desafío de ir saliendo todos los días al encuentro de situaciones impensadas;

... estableciendo distancias donde antes nos preocupaba poner los bancos más juntos; 

... adivinando nombres a través de las miradas, 

... poniendo fronteras en los patios que antes eran ocasión de libertad,

... negándose al abrazo, y a dar ese cobijo tan buscado

...  donde hay que creer que nos sonríen,

.... pensando más en el alcohol que en los caramelos,

... y en la conectividad más que en los vínculos;

Con todo eso, y mucho más...

seguir apostando a dejar huellas,

a esperar contra toda esperanza,

a "encender una luz por pequeña que sea"

a reecontrar el sentido  de porqué seremos "esenciales"; y merecer el adjetivo...

                                                                                                           Al lado de cada uno de ustedes,

                                                                                                                                               H. María de las Gracias

 

 

Mensaje de la Superiora General a las comunidades educativas, dando comienzo al Mes de la Educación.

Acto a cargo de los Niveles Terciarios: Ver aquí

 ed1

ed2

 

05 Ago 2020

Agosto

"Fue cuando julio se fue que mi soledad me invitó a una conversación conmigo mismo. Y me habló de tiempos de esperas..."

"Y me dijo que el ruido de los árboles tenía algo para decir sobre la aceptación.

Y yo me quedé pensando, cómo es que ellos, los árboles, aceptan las estaciones al punto que, si los estremecen, también le florecen los brotes. Pero todo a su tiempo."

Agosto es tiempo de preparar septiembre. Y de septiembre, ya sabemos qué esperar... la explosión de colores que en sus más variados nombres vienen en forma de flores.

Especialmente ESTE AÑO, aceptemos las esperas, pero vayamos colocando las macetas en la ventana y vayamos soñando los tan ansiados reencuentros...

NUNCA ANTES EN AGOSTO DESEAMOS TANTO VOLVER A EMPEZAR...

Sólo quien vive bien los agostos es merecedor de la primavera...

                                                                                                                                                             Myriam Rezende

El mundo no necesita palabras vacías, sino testigos convencidos, artesanos de la paz abiertos al diálogo sin exclusión ni manipulación. De hecho, no se puede realmente alcanzar la paz a menos que haya un diálogo convencido de hombres y mujeres que busquen la verdad más allá de las ideologías y de las opiniones diferentes. La paz «debe edificarse continuamente», un camino que hacemos juntos buscando siempre el bien común y comprometiéndonos a cumplir nuestra palabra y respetar las leyes. El conocimiento y la estima por los demás también pueden crecer en la escucha mutua, hasta el punto de reconocer en el enemigo el rostro de un hermano.

Por tanto, el proceso de paz es un compromiso constante en el tiempo. Es un trabajo paciente que busca la verdad y la justicia, que honra la memoria de las víctimas y que se abre, paso a paso, a una esperanza común, más fuerte que la venganza. En un Estado de derecho, la democracia puede ser un paradigma significativo de este proceso, si se basa en la justicia y en el compromiso de salvaguardar los derechos de cada uno, especialmente si es débil o marginado, en la búsqueda continua de la verdad. Es una construcción social y una tarea en progreso, en la que cada uno contribuye responsablemente a todos los niveles de la comunidad local, nacional y mundial.

El camino de la reconciliación requiere paciencia y confianza. La paz no se logra si no se la espera.

Por eso se trata de creer en la posibilidad de la paz, de creer que el otro tiene nuestra misma necesidad de paz. En esto, podemos inspirarnos en el amor de Dios por cada uno de nosotros, un amor liberador, ilimitado, gratuito e incansable.

                                                             Santo Padre Francisco, Jornada mundial de la Paz, 1/1/2020

¡Gran alegría encontrarnos con los equipos de conducción! Vernos los rostros; escucharnos, saber en qué andamos, cómo nos manejamos en este tiempo; poner en común logros, desafíos, dificultades; dar gracias por el trabajo realmente IMPAGABLE de este tiempo... Buenos ratos para recordar, un espacio para respirar y hacernos más cercanos. Sentirnos rosarinos!

pompeya

Así reza un Himno de Vísperas en los Domingos de Pascua:

Será el estrecho abrazo de los hombres,

sin muerte, sin pecado, sin envidia,

                                                                   será el amor perfecto del encuentro,

                                                                     será como quien llora de alegría.

Con las páginas de la agenda casi en blanco, 2020 es otro don del Señor que nos regala la vida. Con innumerables conflictos a nivel mundial, con enormes desafíos en la Argentina, la especial mediación de María se hace presente de manera especial sobre nuestro pueblo.

Este Año Mariano Nacional, convocado para celebrar los 400 años de la devoción a la Virgen del Valle en Catamarca, recuerda nuestra condición de hijos, pobres, pequeños, siempre necesitados de una Madre. Por de pronto, una conversión de nuestras autosuficiencias... de reconocer que sin Ella que le habla a su Hijo Jesús, de nosotros, pobres pecadores... no podemos nada.

Invitación a los rosarinos: meditar cada palabra del Avemaría...